ROSSCO Sitio Web Oficial

  1. INICIO
  2. Historias transformacionales
  3. Vol.21
Hiromi Nakamura

Logre ser feliz/Aproveche la oportunidad de ser feliz/- Libérese de las máscaras

Sra. Hiromi Nakamura, instructora de Miross, Japón

“¡Quiero tener una relación romántica feliz y casarme!”… Tal vez eso es lo que muchos piensan y esperan. Pero ¿cuántas personas tienen relaciones íntimas verdaderamente felices? ¿Hay una desconexión entre su “ideal” y “la realidad”? Dentro de esta desconexión, están ocultas ciertas “trampas” de este mundo.

Lo que no quiero que la gente sepa

Mi familia estaba formada mi padre, mi madre, mi hermano mayor, mi hermana mayor y yo. Parecíamos una familia de lo más normal, pero en realidad no lo éramos. Cuando era niña, mis padres peleaban con frecuencia, con tal vehemencia que los vecinos se enteraban y solían chismorrear. Me avergonzaba el comportamiento de mis padres y siempre pensé: "No quiero que la gente conozca este lado de mi familia. Quiero ocultarlo”. También sufrí la horrible experiencia de que mi hermano mayor abusara sexualmente de mí. No quería por nada del mundo que los demás supieran de mi pasado. A pesar de que me consideraba una niña desgraciada, siempre fingí ser feliz y estar tranquila para dar la impresión de que no tenía problemas. Nunca dejé que otros notaran la infelicidad que realmente sentía. Este patrón continuó de manera inconsciente.

La continua interpretación de un papel

Cuando tenía 7 años, mi padre se suicidó. Mi madre tuvo que criar a tres hijos sola, y sentí que tenía que ayudarla y que no podía darle ningún disgusto/ y me dije “tengo que ayudar a mi madre”, “no puedo darle ningún disgusto”. Estos sentimientos me llevaron a actuar como una "buena hija". Varios años después de la muerte de mi padre, mi hermano mayor murió en un accidente de tráfico. Esta experiencia reforzó el mismo patrón, puesto que mi madre había perdido tanto a su esposo como a su hijo. Para apoyar a mi familia, comencé a trabajar como modelo, donde me esperaba una experiencia traumática. Ser modelo puede parecer glamoroso, pero fue el mejor entorno para la culpa y la autonegación. Mi sentido de identidad como modelo se venía abajo solo con engordar unos meros 200 gramos. No podía perdonarme a mí misma. Desarrollé bulimia y tuve que dejar de ser modelo. Incluso rompí con mi novio y me retraí. Seguía pensando todos los días en el suicidio.

Buscando la respuesta

En momento dado, logré salir un poco de mi caparazón. Pensé: "¡Ya no quiero ser así!" Y comencé a probar muchas cosas porque quería un cambio real. Probé religiones, métodos de curación, me uní a movimientos de liberación de la mujer, trabajé en temas medioambientales globales, etc., pero en ninguna parte pude encontrar respuestas. Estaba desesperada y agotada. Literalmente me estaba desmoronando, pero entonces descubrí Miross, y lo que sentí fue: “¡Lo encontré! ¡Esta es la respuesta! ¡Esto es lo que he estado buscando!” Al practicar Miross y comprender los mecanismos de este mundo, aprendí el significado de las experiencias de mi vida anterior.

La clave es la relación con uno mismo

Desde que era joven, siempre he observado las reacciones de quienes me rodean. No tenía sentido de valía personal, ya que lo que la gente pensaba de mí era mi principal prioridad, y yo siempre me ponía en último lugar.“¿Qué pienso realmente de mí misma?” Aprendí que esta percepción sobre el yo se refleja en el mundo exterior, es decir, en las relaciones con las personas que me rodean. Aprendí que así funciona este mundo. Como resultado, me di cuenta de que mi propia actitud de querer esconderme, desaparecer y no aceptarme en realidad creó mis dificultades. Y me dije: “¿Cómo? ¡No me digas que yo misma creé mis horribles experiencias!” Cuando me di cuenta de esto, me llevé tal sorpresa que casi me caigo de la silla. Pero al mismo tiempo, sentí una profunda sensación de alivio, y fue porque sentí que a partir de entonces podía crear la vida que deseaba. En ese momento, pude aceptar todas las dificultades de mi pasado. ¿Es esto de verdad posible? Cuando pude decir: "Estoy bien como estoy", salí al instante del hoyo en el que me encontraba, y cada experiencia pasada se convirtió en una bendición disfrazada.

El encuentro con mi compañero

Cuando me acepté a mí misma, el mejor compañero que podía encontrar en mi vida apareció en mi camino, diciendo: "¡Tú eres la única para mí." ¡Así es exactamente cómo funciona el sistema! Nos casamos y en el presente ambos trabajamos activamente como instructores en la Academia Miross. Enseño el sistema Miross como consultora de las relaciones humanas y el matrimonio. Todas las personas que vienen a mí tienen el mismo dolor que solía tener yo. Sin embargo, puedo decirles sin ninguna duda: "Todo está bien ahora. Ha llegado el momento de ser feliz", tal como yo misma lo pude experimentar, después de superar un pasado atroz. Al compartir el sistema Miross con mis estudiantes, veo que pueden sanar y liberarse de las falsas creencias creadas por las heridas. Esta es la razón por la cual cada experiencia es una bendición. Antes de encontrarme con Miross, siempre había pensado que alguien me curaría o alguien me haría feliz. Pero al conocer el sistema y "mi verdadero yo", pude entender que cualquiera puede encontrar su propio propósito en la vida y alcanzar la verdadera felicidad. ¡Voy a seguir transmitiendo la sabiduría suprema del sistema Miross para alcanzar la paz absoluta en el mundo!

¿Qué le parece esta historia? Las experiencias de esta persona antes de conocer Miross habían sido horribles. Pero con el sistema Miross, su vida cobró sentido. Ella renació gracias al sistema Miross y comenzó su "nueva vida" como mensajera. ¡Quizás usted también podría beneficiarse del sistema Miross!