ROSSCO Sitio Web Oficial

  1. INICIO
  2. Testimonios
  3. Vol.06
 Fumie Suzuki

El destino se hereda

Sra. Fumie Suzuki, trabajadora a tiempo parcial, Japón

Los rasgos que se transmiten a través de la genética a los descendientes se consideran "heredados". Algunas personas están justamente preocupadas por contraer cáncer debido a la predisposición genética familiar a padecer esta enfermedad. Pero las enfermedades son el único ejemplo de lo que se hereda. Cosas como la ludopatía, el divorcio y el alcoholismo también se considera que tienen un componente genético y relacionado con el destino. ¿Pero es esto realmente cierto? El hecho es que no son los fenómenos los que se heredan.

Este testimonio es sobre el destino de una familia que llevó hacia el extremo su sentimiento de justicia.

El destino es heredado - mi vida ha sido justamente así. Antes de encontrarme con el sistema Miross, había llegado mentalmente al límite, mi mente estaba sumida en la oscuridad y mi enojo por la injusticia del mundo estaba a flor de piel. Sin embargo, gracias al sistema Miross, pude comprender el patrón de vida que mis antepasados me habían legado y finalmente pude escapar de él.

Mi padre tenía un fuerte sentido de la justicia y respetaba a la policía, mientras que mi madre era una esposa obediente y una madre devota que consideraba la paciencia como una virtud. En apariencia eran una pareja común, pero en realidad, se pasaron de la raya en sus creencias sobre el bien y la virtud, y creyeron que "el bien lo es todo y el mal debe ser eliminado a toda costa". La razón principal por la cual se aferraron a este sentido de la virtud era que mis abuelos paternos y maternos habían pasado por una serie de incidentes traumáticos en sus vidas, incluyendo la violencia doméstica, la bebida, la infidelidad, el abandono de niños, el divorcio y la muerte prematura.

Mis padres al ver la vida de los suyos se prometieron: "Nuestra vida matrimonial nunca será tan miserable como la de nuestros padres. Vamos a formar una familia amorosa y feliz." Sin embargo, la realidad era que mi madre continuaba culpándose a sí misma y que mi padre continuaba culpando a los demás.

¿Por qué nuestra familia no pudo encontrar la felicidad?

Fue el sistema Miross el que me ayudó a entender la razón.

El sistema Miross expuso este patrón.

Todo en este mundo existe como una pareja y está basado en el equilibrio. Era natural que mis padres consideraran el bien y la justicia como su brújula moral. Pero en un sistema donde un aspecto de la pareja no puede existir sin el otro, los opuestos del bien y la justicia, concretamente el mal y la injusticia, existen en la misma proporción a nivel inconsciente. En el caso de mis padres también, los opuestos crecieron proporcionalmente y eventualmente irrumpieron en su mundo. Así es como funciona este mundo.

El principio que ellos seguían, "El bien lo es todo y el mal debe ser eliminado", se invirtió y lo contrario, siguió apareciendo ante sus ojos. Además, a pesar de sus intenciones legítimas, irónicamente no sólo terminaron en situaciones difíciles, sino que también arrastraron a la gente de su alrededor en la refriega.

Mi padre, que no entendía este sistema, se sentía atormentado por el mundo que tenía frente a él, pero no lo demostraba exteriormente, y conservaba la fachada de buena persona. Sin embargo, abusaba de mi madre y de mí en casa. Por otra parte, mi madre, que no podía culpar a los demás, continuaba culpándose a sí misma.

En aquel entonces, yo tampoco entendía el sistema. Creía firmemente que yo debía ser una pecadora si me regañaba mi padre que era una buena persona con un gran sentido de la justicia. Como resultado, empecé a odiarme. Fingí ser una buena persona y me dediqué a convencer a los demás que era la Sra. Perfecta, pura como la nieve.

Mirando hacia el pasado ahora, puedo ver que yo estaba viviendo mi vida al igual que mi padre que odiaba el estilo de vida de sus abuelos y quería todo lo contrario. Del mismo modo, el conflicto entre las dos polaridades dentro de mí causaba un sufrimiento innecesario.

Este patrón ya no se repetirá.

El sistema Miross me enseñó que es inútil considerar a los padres como buenos ejemplos de lo que no se debe hacer. Cuando pude adquirir cierta perspectiva de la vida de mis padres y abuelos desde un punto de vista más alto, me di cuenta de que simplemente habían repetido el mismo patrón, ya que se deslizaban de una polaridad a la otra sin cambiar nada. Cuando escapé de esta cadena de negatividad, pude romper el patrón que se repitió a través de generaciones.

Antes de encontrarme con el sistema Miross, estaba constantemente enojada por este mundo tan injusto. Sin embargo, después de aprender que el mundo exterior era simplemente un reflejo de mi desequilibrio interior y de los conflictos entre dos polaridades opuestas, pude liberarme y así recuperar la verdadera paz y seguridad.

¿Qué opina de esta historia? Ahora es capaz de darse cuenta de lo que ella realmente heredó: una forma de vida, rechazando el mal y aceptando la noción de que lo bueno lo es todo. Sin Miross, ella nunca habría sido capaz de entender este patrón. La tecnología de pensamiento de la nueva dimensión "Miross" puso fin al ciclo de negatividad de su vida. Al mismo tiempo, fue capaz de crear un futuro brillante, donde nunca experimentará el mismo patrón doloroso que causó tanto sufrimiento en el pasado.