ROSSCO Sitio Web Oficial

  1. INICIO
  2. Blog
  3. Vol.01

Los ojos de Rossco15 de julio de 2016 Vol.01 Recuperación del verdadero poder de la vida trascendiendo los pensamientos de suicidio ¿Por qué piensan los seres humanos en el suicidio? ¿Cómo podemos evitarlo?

Introducción

Millones de personas en todo el mundo se suicidan cada año y el suicidio es una de las diez principales causas de muerte en muchos países. Es imposible decir cuántas personas van a cometer suicidio en el futuro, si pensamos en esa gran cantidad de personas que han intentado suicidarse sin haberlo logrado o que han contemplado la posibilidad de hacerlo. Aunque esta situación requiere una respuesta rápida a nivel nacional, hasta ahora no se ha encontrado ninguna solución fundamental a esta crisis en curso.

He aquí el ejemplo de un hombre, el señor O, que trabajó muy duro para su familia, cayó en una depresión, y casi llegó a suicidarse antes de que finalmente recuperara el verdadero poder de la vida a través del sistema MIROSS.


Recuperación del verdadero poder de la vida trascendiendo los pensamientos de suicidio


El Sr. O ni siquiera estaba seguro de si estaba vivo o muerto. De lo único que estaba convencido era de que él seguramente iba a morir si nada especial ocurría antes.

A los cuatro años de haber puesto en marcha su negocio. Sus ventas seguían aumentando aplicando un método determinado de pensamiento positivo que había aprendido. Los resultados fueron impresionantes solo comparables a los que había tenido durante el primer año de su negocio.

Sin embargo, cuando comenzó un nuevo negocio para estabilizar las ventas, algo inquietante comenzó a manifestarse en su vida.

Su negocio continuó creciendo con buenas ventas, y cada vez ganaba más dinero pero cuanto más aumentaban las ventas, más preocupaciones y temores tenía. "Las cosas no pueden permanecer tal como están. Tengo que trabajar más duro, " se decía.

Tenía la sensación de que si dejaba de expandir su negocio, perdería todo lo que había logrado, por ello, el Sr. O seguía trabajando, sin apenas descansar. Incluso en los días destinados a pasarlos con la familia, su mente estaba preocupada por las ventas o el flujo de dinero.

Empezó a pasar las noches en blanco ideando planes de negocios para promover las ventas y a menudo estaba despierto hasta el amanecer. Luego, desarrolló una dependencia al alcohol para escapar de sus ideas delirantes y terminó arruinando completamente su salud.

Con el tiempo llegó a vivir en un mundo en el que el día y la noche se invirtieron. Empezó a ser incapaz de trabajar y comenzó a aislarse socialmente, evitando la comunicación con su familia. Todo el mundo a su alrededor le parecía un enemigo, y lo que es peor, comenzó a pensar en matar a sus seres amados – su hijo, su esposa y sus padres.

El sistema de pensamiento positivo que había aprendido no pudo salvarlo, y cuando fue incapaz de dar un solo paso, contempló el suicidio.

Sin embargo, un día, recibió ayuda. Un amigo con el que había aprendido las técnicas de pensamiento positivo en el pasado le habló de MIROSS.

Este amigo, S, había sido capaz de liberarse de dificultades significativas en su propia vida.

Lo que conmocionó más al Sr. O fue darse cuenta de que las cosas que percibía como básicamente opuestos, como el bien y el mal, de hecho, formaban parejas, cada aspecto indispensable para el otro en el sistema de nuestro mundo.

Todo – el más y el menos, la vida y la muerte, delante y detrás, el hombre y la mujer son interdependientes para poder existir. Cuando el Sr. O lo comprendió fue capaz de experimentar por primera vez un mundo en el que no cabía comparación ni juicio. Tomó consciencia de que al igual que él mismo había sido el resultado de la fusión entre su padre y su madre, un hombre y una mujer, todo es una pareja, y en este hecho subyace el perfecto equilibrio de este mundo.

Recordando el pasado, le pareció absurdo haberlo juzgado todo en base al pensamiento que lo divide todo en dos: "esto es bueno y eso es malo". Cuando comprendió que había estado trabajando duro con el fin de evitar lo que no le gustaba de sí mismo, sintió un profundo sentimiento de gratitud por la experiencia, y la oscuridad de su mente desapareció.

Cuando pensó en su pasado, se dio cuenta de que desde la más temprana edad había experimentado una sensación de carencia hacia sus padres por no amarlo y hacia sí mismo por no ser capaz de sentir su amor. Había trabajado duro y con mucha motivación para compensar la carencia que percibía pero finalmente llegó a su límite, tanto física como mentalmente. Fue cuando empezó a pensar en suicidarse. En realidad, poco importa cuánto se esfuerza uno para salir de la carencia y llegar a la abundancia, uno siempre termina con la sensación de carencia o de insuficiencia. Así son las cosas en el mundo tridimensional.

En el momento en el que el Sr. O se percató de este mecanismo que había hecho descarrilar su vida, experimentó una sensación indescriptible de alivio y libertad.

En poco tiempo, su vida comenzó a mejorar dramáticamente. Cada día le traía una nueva sorpresa porque el mundo ante él se había convertido en algo completamente diferente con sólo tomar conciencia de su polo positivo y negativo internos a través de las personas y los incidentes que ellos reflejaban.

No importaba cuánta negatividad sentía hacia algo porque él era capaz de entender, sin resistencia que esta negatividad era suya ya que al haber pasado del negativo al positivo, el primero se manifestaba simultáneamente ante él.

En su relación con su esposa, fue capaz de experimentar el placer de dos personas que se entienden a medida que su relación mejoraba y como consecuencia, sus hijos comenzaron a vivir con mayor libertad. Además, su negocio se expandió como esperaban, y las riñas con sus padres desaparecieron. A medida que se recuperaba, todo se teñía de otro color más brillante.

Lo negativo no es algo que se deba superar. Cuando uno lo acepta en base al sistema, lo positivo y lo negativo se fusionan dentro de uno mismo y surge una energía completamente diferente. En el caso del Sr. O, fue capaz de regenerar su vida de una forma totalmente nueva, como si se tratara de un renacer.

¿Qué piensa al respecto? Alrededor del 90 por ciento de las personas que se han suicidado habían sido diagnosticadas con depresión, alcoholismo o trastornos mentales como la esquizofrenia. Por lo tanto, convencionalmente hablando, se cree que el suicidio es algo que se puede evitar porque ya hay remedios para tales dolencias.

Sin embargo, la causa real de las enfermedades mentales no son los factores externos como las relaciones humanas y el ambiente de trabajo, sino que es más bien el conflicto en la mente humana lo que desarrolla dicha situación. El conflicto se crea, porque los seres humanos no entienden el sistema de este mundo.

Actualmente se están realizando esfuerzos para prevenir el suicidio. Sin embargo, en el entendimiento y la práctica del "Pensamiento de la Nueva Dimensión" que trasciende incluso el pensamiento de suicidarse, nosotros, los seres humanos, podemos poner fin a este problema recuperando la fuerza de la vida.